Mentes Hexagonadas

El Blog del Club: Artículos, Noticias, Reseñas, Sesiones de juego…

Here I Stand: Crónica de un turno.

HERE I STAND

Escenario de 1532
Modo Torneo.
1 Turno.
Jugadores:
  1. Mymenda- Protestantes e Inglaterra.
  2. Rosa- Papado.
  3. Svalan- Turcos.
  4. Oz- Habsburgo.
  5. Jack- Francia.

Son tiempos turbulentos. Vientos de guerra azotan la Vieja Europa. En el Este, los turcos avanzan más allá de los Balcanes, llegando a las puertas de los territorios imperiales y amenazando a la Cristiandad. La herejía de Lutero encuentra terreno fértil para crecer y desarrollarse en detrimento del poder del Papa y creando verdaderos quebraderos de cabeza al Emperador Carlos V. Éste se encuentra rodeado de enemigos, con una enorme extensión que defender y las arcas vacías. Francisco I pugna por aumentar su influencia y dominio en el norte de Italia, mientras Enrique VIII persigue con ahínco la consecución de un heredero varón. Tensiones políticas, religiosas y militares, que derivan en un maremagnum de agitaciones, tumultos y batallas. Bienvenidos a los albores de la Edad Moderna. Bienvenidos a Here I Stand

1532-1535, tres años que resultarán decisivos en esta competición de poder, donde las vidas de los súbditos y fieles sólo son un precio a pagar por la gloria y el triunfo.

Los contactos diplomáticos se mueven deprisa, y legados y embajadores, despachos y misivas, cruzan mares y campos para establecer pactos, alianzas, promesas.

Muchas de estas reuniones son secretas, y ni siquiera los espias de las distintas potencias conseguirán esclarecer las intenciones y acuerdos. Mientras el Papado se aseguraba el apoyo del Emperador Habsburgo, reafirmando a su vez la alianza naval en contra del peligroso enemigo musulmán, Turquía, Inglaterra y Francia acordaban un pacto de no agresión.

El Papa terminó concediendo el divorcio a Enrique VIII, quien casó con Ana Bolena. Pronto tendría una celebración agridulce, pues una niña, y no el esperado varón, nacería.

La reunión entre dos enemigos tradicionales, Francisco I de Francia y el Emperador Carlos, tuvo como resultado un acuerdo firme de respeto de fronteras y reparto de zonas de influencia. Francia abandonaba sus pretensiones en Italia a cambio de la zona de Metz y la frontera con los principados alemanes. También acordaron hacer lo posible con la pobre marina francesa en contra de los turcos del Mediterráneo.

Terminado el arduo trabajo diplomático, que permitía tender redes como si de arañas se tratara, vinieron los movimientos más arriesgados, que conducirían a la útil aunque denostada guerra. Los turcos no dudaron a la hora de atacar a los venecianos, pero el Papa salió al paso e intervino en el conflicto. Inglaterra, a su vez, ambicionaba Escocia, pero Francia no dudó en socorrer a un aliado tan útil. Parecía que el pacto de no agresión entre Francia e Inglaterra se hacía añicos, mientras que el turco asistía a la formación de todo un bloque en su contra.

La recaudación de tributos y recursos, traerá grandes y pequeñas diferencias entre las potencias, lo que se notará a lo largo de la partida. El Imperio, gracias al establecimiento de colonias como Cuba o Puerto Rico, tiene una importante cantidad de oro y hombres a su disposición. Carlos es un formidable contrincante para cualquiera que se oponga a sus deseos.

Después de todo ello, comenzaron los primeros movimientos. Era el momento de comprobar la validez de muchos de los tratos realizados en la sombra de los apagados pasillos de los palacios de los amos del Mundo.

Principales focos de interés
Principales focos de interés

Europa Occidental
Europa Oriental

El Sultán Suleimán comenzó reorganizando sus tropas para inciar el transporte marítimo hacia Candia. Los planes de este sagaz y temido hombre pasan por la toma de Creta. Ibrahim Pasha se pone al frente de este contingente, mientras el mismo Suleiman acude a las puertas de Viena

Situación inicial de los turcos
El Sitio de Creta

El Emperador Carlos tiene que plantear frente en muchos lugares. Su principal enemigo en la actualidad es Suleimán, por lo que engrosa sus fuerzas en la lejana Viena, a cuyo mando se encuentra Fernando, mientras prepara a otro contingente en las Españas, con Carlos V y el Duque de Alba. Lo primero que hará el Emperador será establecer una Apertura Diplomática, que le remitirá no sólo recursos para él, si no también para el Papa, dentro del pacto.

Posesiones de los Habsburgo en Europa Central frente a los prícipes alemanes Protestantes

Inglaterra no está dispuesta a cejar en su tradicional ambición del trono escocés. Todas sus maniobras van encaminadas a garantizar un rápido y efectivo asalto de Edimburgo, para lo cual debe hacer uso de su superioridad naval, bloqueando los puertos.

¿Se rendirán los escoceses al trono inglés?

Mientras, el ejército francés plantea batalla en Calais. La guerra entre ingleses y franceses es ya un hecho. Pronto Calais, única plaza fuerte en el continente de la pérfida Albión, caerá.

El ataque a Calais

El Papa tiene ante sí una dificil situación. Su debilidad militar no le permite imponerse a sus enemigos, pero su poderís naval, en conjunción a la marina veneciana, supondrá una duro escollo para los temidos turcos. De momento, también en tierra afianza posiciones en torno a la ciudad de los canales.

Lutero, aunque excomulgado por el Papa, tiene por delante un duro trabajo. La Reforma se extiende por los principados alemanes.

El turco conquista Creta, a pesar de los continuos ataques de las armadas cristianas. La armada de Suleiman consigue alguna victoria marginal antes de ser erradicada casi por completo. Los corsarios berberiscos se han demostrado poco hábiles en las batallas ante barcos tripulados por tan experimentados hombres.

Barbarroja sufre una dura derrota

Carlos ordena que las atarazanas del sur de la Península se pongan a trabajar de inmediato en la construcción de varias escuadras de naves. La eliminación de los turcos del Meditterráneo es un objetivo prioritario.

Las tropas inglesas intentan la toma de Edimburgo. Aunque el asalto se demostrará sangriento para ambos bandos, Edimburgo resistirá para frustración de Enrique.

Francia somete Calais y comienza el avance hacia la plaza neutral de Metz.

El Papado continua desgastando la fuerza naval de los turcos, mientras intenta una ofensiva contra la extensión de la Reforma. Sus intentos de frenarla se verán sobrepasados por el empuje del Protestantismo en las zonas aledañas.

Los Protestantes se van haciendo fuertes en los enclaves cercanos. Territorios de los Habsburgo, neutrales y hasta franceses, comienzan a caer bajo su influencia, mientras sostienen importantes debates teológicos en los que, habitualmente, salen victoriosos. Algún representante papal caerá en desgracia.

Los príncipes alemanes se van pasando al bando protestante
Y la herejía se extiende por Francia
La Palabra puede ser un arma de doble filo. Los campos de batalla son distintos, pero a veces se decide más en una iglesia que en un lodazal sembrado de cadáveres.

Los turcos centrarán ahora sus esfuerzos no sólo en desgastar la armada cristiana del Mediterráneo, si no en detener el avance del Habsburgo Fernando, que intentará tomar Buda. Ni siquiera la ayuda de los Mercenarios Suizos le permitirá un asalto exitoso contra la fortaleza.

A pesar de una última maniobra inteligente por parte de éste, que simuló retirar sus fuerzas para contraatacar con el apoyo de la artillería, la caballería turca se demostró fundamental a la hora de envolver al ejército imperial. La Buda turca fue sometida a un largo asedio, que se rompería con la llegada del invierno.

Inglaterra asiste con estupor a la resistencia de Edimburgo. Escocia permanecerá libre para 1536.

Francia somete Metz, y aunque contempla con cierto temor la extensión por sus territorios del protestantismo, jugando la carta de los “Mercenarios demandan la paga” contra Inglaterra. Enrique, sin recursos ya a su disposición, se verá incapaz de hacer frente al pago, desertando 3 unidades de mercenarios.

Metz será francesa

El Papado poco más puede hacer que convocar un nuevo Debate Teológico mediante el uso de su Bula Papal, y aunque vencerá, su victoria se demostrará pírrica ante la rápidez y éxito de la extensión del nuevo credo.

Sin aparente acción hostil mediante, los protestantes fomentan el descontento en España mediante la acción “Revuelta de los Comuneros”. Ello va enfocado a cortar las lineas de suministros del Habsburgo, que ha embarcado al Duque de Alba para intentar tomar Argelia, un nido de piratas berberiscos. El ataque a la fortaleza se demostrará un completo desastre.

¡El Rey Carlos es un extranjero, rodeado de extranjeros, que vive en el extranjero! ¡Queremos a Juana!

El Emperador, por último, se decidirá a jugar la carta “Revuelta en Irlanda”, fomentando la insurrección con unidades propias. Todos los ejércitos restantes de Enrique VIII parten a la isla, dejando tras de sí un país indefenso.

El último suceso importante de estos años será la buena nueva que llegará al puerto de La Rochelle: Jacques Cartier ha llegado al Nuevo Mundo y ha explorado por completo el río Amazonas.

Como resultado final asistimos a una importante escalada de Francia en cuanto a Puntos de Victoria; a una meritoria y aparentemente imparable ascensión del Protestante; al mantenimiento del poderío Habsburgo (empatado en la cúspide con Francia) y el Turco; a la pérdida de poder del Papado ante la Reforma; y a una Inglaterra debilitada.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 12 agosto, 2008 por en Here I Stand, Tematico, Wargames y etiquetada con , , .
A %d blogueros les gusta esto: