Mentes Hexagonadas

El Blog del Club: Artículos, Noticias, Reseñas, Sesiones de juego…

Campaña por Jarkov: batalla en la Zona Portuaria (Turno 3)

INTRODUCCIÓN

    A pesar de haber sido rechazados en intento de envolver a las fuerzas de defensa, los orkos se esparcieron como un enjambre. Haciendo gala de una inteligencia táctica bastante inusual en su raza consiguieron anticiparse absolutamente a todos los movimientos de la guardia imperial, tomando sin apenas oposición la Estación Terminus, los Sectores Industriales (que les aseguraba el aporte de nueva maquinaria de guerra), el barrio de Canaletta y la Isla Ritjer (y los silos de defensa allí alojados…) En un intento de cerrarles el paso, las tropas de defensa se apresuraron a establecer un perímetro en las instalaciones del puerto y el inseguro barrio viejo.

    Esto entorpecía los planes de Zacodemugre que, con la bahía bajo su control, envió a sus guerreros a expulsar a la guardia imperial de la zona portuaria y asegurar la zona. El ambicioso kaudillo había obtenido además información de los prisioneros capturados acerca de la instalación de un nodo de cogitadores de coordenadas, que permanecía enlazado a la isla Ritjer. Si conseguía hacerse con él, tal vez sus mekanikos podrían averiguar como dirigir esos malditos misiles hacia la posición correcta…

    El mando imperial, por su parte, era conocedor del peligro que esto suponía, y ordenó que el objetivo prioritario sería evitar que los orkos se hicieran con el repetidor de señales. Todas las escuadras irían equipadas con una carga para demoler las instalaciones y destruir la valiosa información. Además, deberían hacerse con el control del acceso principal al puerto y asegurarlo. Los soldados imperiales iban a tener que trotar bastante. 

 TURNO 1.

   Casualidad o no, los mekanikos orkos debían haber descubierto al parecer el funcionamiento de los silos de misiles, porque pronto comenzó a caer una lluvia de proyectiles sobre el despliegue imperial. Afortunadamente las bajas fueron mínimas y la tropa se mantuvo firme en sus posiciones. El Kaudillo Zacodemugre participaba personalmente en la batalla a bordo de su enorme karro de guerra, y dio la orden general de avanzar. Pelotones enteros de orkos empezaron a saltar entre las ruinas, mientras sus camiones avanzaron por las calles llenas de escombros a todo gas.

 

 

 

La marea verde se abre paso entre las ruinas.

La marea verde se abre paso entre las ruinas.

Un tanque imperial saqueado abrió fuego contra el Hellhound que buscaba una brecha por la que infiltrase por el flanco oeste, junto a los muelles, pero solo consiguió volar media casa en pedazos. Dos soldados del Pelotón I murieron pulverizados.

En cuanto los orkos estuvieron a tiro, el capitán Dezmo H. dio la orden de fuego a discreción. El cañón láser de la escuadra I.1 hizo saltar por los aires al camión que iba en cabeza, con un resultado de 6 orkos muertos, mientras la escuadra I.2 avanzaba hasta tomar posiciones en la planta superior de un pequeño edificio.

    El Basilisk, bien resguardado, abrió fuego contra el enorme pelotón que avanzaba al otro extremo del puerto, abatiendo a otros 6 guerreros orkos. El Leman Russ “Matabastardos” hacía lo mismo desde el flanco este, haciendo picadillo verde a otros cinco. Con todo, la tozudez orka no les hizo plantearse otra opción que no fuera la de seguir avanzando…

    El tercer blindado, el Leman Russ “Metallus Gravis” se asomó tras los contenedores de carga que atestaban los muelles lo justo para tener a tiro al karro de guerra donde avanzaba Zacodemugre. Con un sordo estruendo el proyectil estalló contra el blindaje frontal, pero sin efectos apreciables.

En la retaguardia orka, un solitario kóptero sobrevoló los edificios hasta alcanzar los muelles de carga. Al flanco este los soldados de asalto saltaron de edificio en edificio sin que ninguno se estampara al aterrizar (se ve que habían depurado su técnica, porque en la batalla anterior se mataron la mitad sin ayuda externa). El momento más reñido del turno fue casi al final, cuando un camión apareció rugiendo por el extremo de la calle. El teniente Piccard ordenó a su dotación que lo eliminasen, y el artillero del lanzamisiles se apresuró a cumplir su orden. El proyectil impactó en el lado izquierdo de la cabina, haciendo que el camión comenzase a bandear sin control de un lado a otro de la estrecha calle, sin dejar de avanzar. Finalmente cayó sobre la panza y se arrastró varios metros más, deteniéndose a escasos 15 m. de los soldados del Pelotón II.

"Teniente, tenemos un problema".

"Teniente, tenemos un problema".

Con un rugido, la media docena de orkos supervivientes saltaron de entre los restos y se abalanzaron sobre el teniente Piccard y su escolta, que sufrieron una rápida muerte bajo los machetes orkos. En su movimiento de consolidación trabaron en combate a otra de las escuadras cercanas. El propio centro de las tropas imperiales peligraba, con varios orkos enloquecidos sembrando el caos entre ellas.

 El Teniente Kerchak del Pelotón II comprendió que no había más remedio que neutralizar aquella amenaza, y ordenó a la escuadra II.2 Basgard que cargara en auxilio al tiempo que ordenaba a la escuadra restante que avanzase con él para taponar el avance de los nuevos grupos que se aproximaban. Pronto las callejas traseras del puerto se convirtieron en un hervidero de gritos y entrechocar de metal. Los orkos estaban exhultantes ante la matanza.

    En el flanco este, el Chimera que transportaba a los ogretes comenzó a avanzar con rapidez, decididos a destruir el cogitador que se hallaba no demasiado lejos. El capitán Hopper, tras dar las últimas órdenes, hizo lo mismo. 

TURNO 2

El primer turno había sido duro para ambos bandos. La artillería imperial había abierto algunas brechas de buen tamaño en el avance orko, pero el combate cuerpo a cuerpo que se estaba llevando a cabo en pleno corazón de las líneas imperiales suponía un serio peligro. En el segundo turno los orkos volvieron a ganar la iniciativa. El karro de guerra de Zacodemugre pisó el acelerador a fondo y avanzó a velocidad endiablada a través de la calle con la misma idea de hacerse con la maquinaria humana… o tal vez no. Con un siniestro crujido se estampó contra el Chimera cargado de ogretes que acababa de asomar por la esquina de la calle. El habitáculo se plegó como si fuera de plástico aplastando al piloto y clavó al vehículo donde se había quedado, y los ogretes salieron de inmediato por la rampa trasera, con sus destripadores en ristre.

 

Zacodemugre saltó del karro acompañado de su escolta de nobles soltando un rugido. El capitán Dezmo decidió apostar fuerte, y ordenó una carga. Probablemente, con el kaudillo eliminado los orkos perderían buena parte de su motivación…
El efecto combinado de los lanzallamas, los rifles de fusión, la pistola de plasma y el puño de combate del capitán cumplieron su cometido…a medias. Tras el choque cuatro nobles yacían muertos en el suelo y el propio Zacodemugre se hallaba herido, pero no fue basrtante. La respuesta de un kaudillo encabr…enfurecido no era para tomársela a la ligera, y eso le costó la vida al capitán y sus hombres (el Emperador se apiade de su alma).

    En el movimiento de consolidación, el kaudillo se abalanzó sobre los ogretes que en ese momento saltaban por entre los restos del Chimera y los volvió a trabar en combate. Los ogretes hicieron lo que mejor sabían hacer, y al final del combate tan solo quedaban Zacodemugre con una sola herida y dos nobles más. Sin embargo el precio había sido una escuadra de ogretes con los miembros esparcidos en derredor…

    A la orilla de los muelles, un temerario koptero se lanzó desde las alturas contra el flanco de las líneas imperiales. Su bomba de mano no causó demasiada destrucción -tan solo dos bajas- y el fuego al que fue sometido le costó una herida, pero eso no pareció importarle demasiado al piloto. Con una carcajada enloquecida pasó de largo sobre las cabezas de la infantería imperial y se abalanzó sobre el desprotegido Basilisk. La enorme sierra giratoria impactó en el cañón del blindado y lo destruyó, dejando inservible la valiosa maquinaria imperial. Otro de los flancos imperiales se veía comprometido.
El Hellhound derrapó por entre la chatarra, deshaciendo la misma ruta que acababa de hacer el koptero orko. Los pieles verdes también habían desatendido su flanco, y el Hellhound aprovechó el error para lanzar un muro de llamas sobre el solitario tanke zakeado que se hallaba entre unas ruinas. Por desgracia solo consiguió inmovilizarlo. En el centro de las líneas imperiales, el combate con la avanzadilla orka proseguía en medio de una gran confusión. Era bastante seguro que los orkos acabasen cayendo, la cuestión era si caerían con la suficiente rapidez como para reorganizar la línea imperial, y redestinar ese pelotón entero a cometidos más útiles. Mientras tanto, estaban desbaratando la defensa imperial. 

La escuadra de armas de apoyo, pese a tener el combate a sus espaldas, consiguió vencer sus reticencias y abrió fuego sobre la otra peña que avanzaba a pie, haciendo caer a algunos orkos aislados, y ambos Leman Russ volvieron a hacer sonar sus cañones, pero sin ningún resultado que alterase el rumbo de la batalla. 

TURNO 3

El tercer turno fue corto, pero no menos violento que los anteriores. Los orkos volvieron a ganar la iniciativa, como había sido costumbre en toda la partida (mi estimado oponente tiene suerte con sus dados…) y lo primero que hizo fue rematar la faena en el extremo izquierdo. El koptero se lanzó sin dudarlo contra la retaguardia del Leman Russ cercano, y lo hizo volar con toda facilidad. La escuadra I.2, que no había cesado de dirigir el fuego contra este orko psicópata, por fin consiguió abatirlo con la ayuda del cañón automático. Triste consuelo, tras destruir casi cuatro veces su valor en puntos… El Hellhound, por su parte, fue destruido por los cañones de un tanke zakeado, inmovilizado pero no vencido.
   En el centro de la batalla el combate cerrado con el grupo de orkos comenzaba a inclinarse a favor de la superioridad numérica de la guardia imperial y tan solo un orko quedaba en pie, que pese a todo se empeñaba en seguir vivo. La escuadra de bolters pesados, por su parte, seguía haciendo mascar plomo a los orkos que avanzaban, pero eso no bastaba para detenerlos, al parecer.  Unos metros más a la izquierda, otro kamión conseguía resistir los disparos de la escuadra I.1 y alcanzar las líneas humanas. Los temibles achicharradorez saltaron de su interior y convirtieron a la desdichada escuadra en churrasco, sin más opción. En el flanco derecho, el kaudillo seguía dejando un reguero de destrucción a su paso, esta vez inutilizando el Leman Russ “Metallus Gravis” con sus propias manos. El teniente Kerchak se lanzó por sobre los restos del Chimera destruido para detener de una vez por todas al peligroso kaudillo. La lluvia de fuego causada por el lanzallamas, rifle de fusión y bolter de la escuadra de mando hizo un daño relativo, y al final tan solo quedaban en pie el kaudillo y un solo noble, cada uno con una herida. Cargaron con temeridad hacia ellos para rematar la faena, pero ni siquiera eso fue suficiente: el teniente y sus hombres cayeron bajo los pesados machetes orkos, y tan solo el soldado del rifle de fusión quedó vivo conteniendo a estas máquinas de matar.

El destino de la batalla lo decidieron los orkos de azalto, que se arriesgaron a utilizar sus retrorreactores para aterrizar en el edificio objetivo, y lo consiguieron sin que uno solo se estampara contra las ruinas. Con un gruñido de satisfacción comenzaron a desmontar los anclajes del pesado cogitador. El kaudillo estaría contento…

Las tropas imperiales habían perdido toda opción de victoria. Sin tropas de avance rápido no había opción de llegar a tiempo a impedir que los orkos extrajesen los paneles de datos del cogitador de coordenadas, y las tropas restantes se enfrentaban a un cerco que cada vez se estrechaba más. Eso, sin contar con un  kaudillo que se acercaba peligrosamente, exultante por la matanza. El sargento Basgard, en ese momento el oficial de mayor graduación que quedaba en pie, ordenó la retirada de la manera más ordenada posible.

Y así concluyó la matan…la batalla. Zacodemugre ha conseguido una victoria más que holgada al cumplir sus dos objetivos, mientras que la guardia imperial… bueno, al final quedaba casi un pelotón en pie y una escuadra de armas pesadas. El que no se consuela es porque no quiere.
A pesar de la paliza mutua, al final se impuso la superioridad cuerpo a cuerpo orka. La irrupción de ese maldito camión en medo de mis tropas impidió que todo un pelotón pudiese disparar, y los que sí podían hacerlo se hallaban parcialmente impedidos por el kamión volcado. Una estrategia muy hábil por parte del jugador orko en su manera de utilizarlo. Sin duda, me quedo con las cargas y contracargas del caudillo, que se merendó todo lo que le eché capaz de asaltar. Creo que incluso un grupo de marines se las hubiera visto contra tanto lanzallamas y rifle de fusión como llevaba encima, sin contar a los ogretes, y a pesar de todo…bueno, en fin, que enhorabuena por tener un kaudillo con tanta vitalidad.

Una última mención al héroe de la jornada: el maniaco piloto del koptero, al que le dio igual pasearse por delante de mis cañones automáticos, y consiguió pulirse un Basilisk, un Leman Russ y dos soldados. Por poco más de 75 puntos no está mal, la verdad.  En suma, y a pesar de la derrota (y de la mutua paliza), lo cierto es que nos reímos de lo lindo y disfrutamos mucho. Da gusto jugar con un orko tan deportivo como Zacodemugre.

Resultados del turno sobre el mapa de Jarkov:

CAMPAÑA DE JARKOV:

1. La campaña de Jarkov

2. Lucha por el sector residencial (turno 1)

3. Lucha por la Ronda Este (turno 2)

4. Batalla en la Zona Portuaria (turno 3)

5. Mapa Estrategico

Anuncios

Un comentario el “Campaña por Jarkov: batalla en la Zona Portuaria (Turno 3)

  1. Zacodemugre
    27 agosto, 2008

    Muy bien narrado, si señor! Lo que hace falta es echar otra partidita, con usted siempre es un placer Lord Borjado.
    Saludoz.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 9 agosto, 2008 por en Campaña de Jarkov, Warhammer 40.000 y etiquetada con , .
A %d blogueros les gusta esto: