Mentes Hexagonadas

El Blog del Club: Artículos, Noticias, Reseñas, Sesiones de juego…

Dawn of the Dead

La extraña plaga se ha extendido por todos los estados de Norteamérica. A pesar de esfuerzos desesperados del gobierno de EE.UU. y las autoridades locales para controlar la situación, la sociedad se ha derrumbado y los supervivientes restantes buscan cualquier refugio que puedan encontrar.

Todo lo que se vio en la Noche de los Muertos Vivientes… era cierto.

Nadie sabe por qué, pero los muertos caminan a la luz del día, con un hambre eterna de carne viva.

<<Solo quiero que esto acabe, Dios mio>>

En Filadelfia, Fran (Francine), una presentadora televisiva, y su novio, Steve, piloto de helicóptero, buscan una ruta de escape.

<<¡¿Qué demonios está pasando?!>>

Dos miembros del SWAT, Peter y Roger, se unen a la pareja, aportando su capacidad de combate para defenderse de las legiones de muertos.

Canadá se perfila como un sitio seguro. En primer lugar, el país presenta largas extensiones deshabitadas. En segundo lugar, el frío parece afectar a los no muertos. Sin embargo, para llegar a Canadá deberán efectuar varias escalas, repostando combustible. No será un viaje fácil.

<<Parece un buen sitio>>

Después de algunas paradas, el grupo aterriza sobre un enorme Centro Comercial, que deciden convertir en su propio santuario privado, bloqueando las grandes puertas de cristal para mantener a los muertos afuera.

Es un operación delicada, pues el centro ya está invadido de zombis. Roger [Jasulo] se encargará de cerrar la puerta Oeste, mientras Peter [Edén] se encarga de la Norte. Steve y Fran [Oz] abaten juntos a los no muertos [Jack] para cubrir las acciones de sus compañeros.

Poco a poco las tiendas abandonadas se convierten en improvisadas celdas de contención. El equipo decide cerrar las entradas de cualquier recinto sospechoso de contener algún zombi, hasta que cierren todas las puertas principales.

El siguiente objetivo es la Puerta Este y la Tienda de Deportes, donde Steve y Fran podrán conseguir un par de rifles de caza, más efectivos que sus pistolas.

Nada detiene al grupo, que, por su eficacia, se siente ya envalentonado, con la victoria al alcance de las manos. Han acabado con decenas de no muertos. Han actuado con presteza y efectividad.

<<Qué irónico… tenemos a nuestro alcance todo lo que deseábamos… y no es suficiente>>

No obstante, algunos grupos de no muertos consiguen romper las puertas de sus temporales prisiones. Agitados por una extraña ansiedad se abalanzan sobre los vivos con rapidez y rabia.

El grupo resiste y cierra la Puerta Sur.

El Centro Comercial está asegurado. Sólo queda limpiar el interior de los aislados cadáveres que, con tozudez, se niegan a abandonar este mundo.

Tan cerca de la salvación es cuando suelen ocurrir las desgracias. Roger resulta mordido por un grupo de zombis en el momento en que se disponía a abatirlos.

Es una situación tensa. Los segundos cuentan. El resto sabe que sólo es cuestión de tiempo que Roger pase a engrosar las filas del enemigo. A pesar de ello, Steve y Fran corren a ayudarle.

<<¡Socorro!>>

Mientras, los muertos se aglomeran en las entradas, y la sociedad tras las puertas del Centro Comercial continúa derrumbándose. Este refugio puede convertirse perfectamente en una prisión para los supervivientes de este apocalipsis… o, en el peor de los casos, en su tumba.

Steve y Fran no consiguen acabar con la amenaza. El pánico se hace dueño de ellos. Roger manifiesta los primeros sintomas. Ya no es humano.

<<¡Esperad, ya voy!>>

Peter intenta acudir en su ayuda… pero es demasiado tarde. Ni Steve ni Fran han conseguido reaccionar ante la imprevista transformación de Roger. Pronto sólo serán dos cadáveres más, sin esperanzas, sin raciocinio… con un hambre eterna.

<<¡Mierda Steve! ¿Tú también?>>

Todo está perdido para ellos. El Centro Comercial, una pequeña parada en busca de la salvación, se ha convertido en su nuevo hogar.

Ahora deambulan entre tiendas, llenas de objetos que antes codiciaban, como animales atrapados. Su hambre les empuja a moverse.

No pueden salir. No pueden saciarse. Sólo pueden esperar a que el tiempo les traiga una esperanza de muerte. El fin.

Mientras… pueden aprovechar para realizar algunas compras HA HA HAAAAA

Los niños -zombis- son el futuro

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 21 julio, 2008 por en Dawn of the Dead y etiquetada con , .
A %d blogueros les gusta esto: