Mentes Hexagonadas

El Blog del Club: Artículos, Noticias, Reseñas, Sesiones de juego…

Campaña por Jarkov: Lucha en el sector residencial (Turno 1)

A lo largo de varias reseñas -que espero que tarden menos que la última- iremos contando cómo marcha la evolución de la lucha en las ruinosas calles de Jarkov. Parta aquellos que deseen conocer los detalles de las reglas de la campaña, podéis encontrarlas aquí:

RONDA 0
La campaña se inició sobre el mapa general, haciendo uso del Factor Estratégico de cada ejército para ver quién hacia sus movimientos primero. Los estrategas de los Caballeros Negros hicieron buen uso de sus 3D6 para sacar el resultado más alto, frente al 1D6 de las fuerzas gubernamentales para comenzar ocupando la Ronda Norte de Jarkov. Las tropas planetarias hicieron su entrada por la Ronda Noroeste. Al no haber encuentro ninguno se hizo un nuevo movimiento, y la guardia imperial tomó la iniciativa haciéndose fuerte en los montes de la vieja Ciudadela. Los gruesos muros que defendían el palacio del gobernador les aseguraban el control de uno de los sectores clave de la ciudad. Por su parte los marines tomaron bajo su control el espaciopuerto.

En la tercera ronda los marines comenzaron su avance hacia el sur tomando la zona residencial Este. Mientras, la guardia imperial se apresuró a asegurarse el control de la catedral de San Elijah.  Como no hubo encuentros, en la cuarta ronda los marines se abrieron paso hacia la costa mediante el control de la zona residencial Oeste, desde donde se divisaba la isla Rijter. A fin de cortar su avance la guardia imperial se hizo con el dominio del Sector Administrativo.
Quinta ronda. En esta ocasión los mandos de la guardia imperial tomaron la iniciativa y decidieron pasar a la ofensiva presionando sobre la zona residencial Este para abrir una brecha en las fuerzas de los marines. Por su parte los marines, en un movimento lógico, tomaron Monte Marte y las baterías allí situadas. La batalla  ha comenzado.

As� se desplagaron las Fuerzas Imperiales

Así se desplagaron las Guardias Imperiales

..y así deplegaron las fuerzas planetarias

RONDA 1

Fue la Guardia Imperial la que comenzó tomando la iniciativa. Dos pelotones completos comenzaron a internarse en las ruinas tras las que se hallaban parapetados buscando las mejores posiciones de tiro, mientras las dotaciones de una batería de bolters pesados intentaban arrastrar las pesadas máquinas entre los escombros. En el extremo izquierdo un Hellhound comenzó a rodear un edificio, desde donde esperaba tener un buen área de tiro parra calcinar a cualquiera que se acercase al subgenerador. En el flanco derecho una escuadra equipada con lanzallamas y cargas de demolición se escabulló intentando alcanzar un área ajardinada. Desde allí sería relativamente fácil alcanzar a las escuadras enemigas cercanas y neutralizar uno o dos de los peligrosos cañones láser que se comenzaban a apostar controlando la avenida. En la fase de disparo, los proyectiles de dos Basilisk batieron la zona donde se encontraba una de las escuadras de marines con retrorreactores, eliminando a tres de ellos.


Por su parte el ejército marine actuó de manera similar. Una de las escuadras tácticas se internó en el edificio en cuya azotea se encontraba el objetivo mientras las demás tomaban posiciones buscando dominar la amplia avenida. Un tanque Whirlwind, a salvo en la última línea de edificios, bombardeó la zona de despliegue del 2º pelotón, pero con escasos resultados. Los dos Predators comenzaron a adentrarse lentamente por las callejas laterales, esperando de poder abatir los blindados enemigos. Mejor suerte tuvo una de las escuadras tácticas armadas con cañón láser. Desde el extremo más alejado del tablero consiguieron localizar un flanco expuesto del Leman Russ e impactó en la torreta, matando al artillero e inutilizando el cañón de batalla.

RONDA 2
El primer pelotón de la Guardia se hallaba ya apostado en el flanco izquierdo, esperando tener a tiro a la escuadra táctica que se había acercado a recuperar la baliza. Por detrás del edificio el transporte Chimera del capitán maniobró para alcanzar los jardines que se hallaban enfrente de la avenida, esperando que su presencia y la del cercano Hellhound obligaría a desviar parte de la atención de los marines de su objetivo. Por desgracia el vehículo quedó atascado en cuanto entró en contacto con el terreno difícil (sabía que debía haberme gastado esos puntos en un quitaobstáculos) dejando peligrosamente expuesto el flanco. La ocasión la aprovechó uno de los Predator desde el otro lado de la avenida, que asomó chirriando desde una esquina y destruyó el transporte con un certero disparo de su cañón láser (“FREEEMMM”). Los tripulantes salieron escabulléndose de entre los restos, salvo uno de los soldados de la escolta. Además el capitán recibió una herida, lo que torcía las posibilidades de amenazar ese flanco. El Hellhound no fue tampoco de excesiva ayuda, ya que se hallaba a demasiada distancia como para poder efectuar un disparo desde una posición protegida, por lo que hubo de recular para ponerse a cubierto.
Un poco de caminata no le hace mal a nadie.

Un poco de caminata no le hace mal a nadie.

La escuadra de retrorreactores saltó desde su posición para reforzar el dominio de la baliza, con la mala suerte de que cuatro quedaron estrellados entre las ruinas. Para compensar, el segundo Predator también tuvo su momento de gloria al acertar de pleno al Basilisk que se ocultaba entre las ruinas, dejándolo inmovilizado y sin posibilidad de disparar ese turno.

En el flanco derecho las cosas no mejoraron demasiado para las tropas gubernamentales. El segundo Basilisk no tuvo ningún efecto con su andanada contra la escuadra que controlaba el subgenerador, mientras que la artillería de fuego indirecto de los marines resultaba devastadora. Los misiles lanzados desde fuera del tablero (gracias a que los marines controlan el sector de Monte Marte y los silos de misiles allí alojados) despedazaban a un total de ocho guardias que se encaminaban hacia un edificio adyacente, mientras el Whirlwind de la retaguardia destrozaba a otra escuadra completa. La escuadra de mando del teniente Kerchak no tuvo mejor destino, abatido por los tiradores cercanos en cuanto asomaron entre las ruinas. Para rematar la faena, la repentina aparición de un Land Speeder tras una esquina destrozó a la escuadra de especialistas armada con lanzallamas y carga de demolición.
Con un pelotón entero destruido y el flanco derecho desbaratado, las cosas empezaban a pintar mal para la Guardia Imperial. El único punto que salvó el turno fue la destrucción del Land Speeder a manos de la dotación de Leman Russ, que todavía enseñaba los colmillos con su cañón láser.

RONDA 3

El asistente del capitán Hopper iba dando cuenta de las bajas conforme le llegaban por radio.
– El segundo pelotón diezmado, señor.
– ¿El grupo de incineradores?
– Negativo, señor.
– ¿Y el primer pelotón?
– Sometidos a fuego señor, pero las posiciones aguantan.
– Dígales que quiero ese edificio limpio ¿Dónde cojones está ese Hellhound? ¡debería estar ardiendo toda la maldita manzana!

El teniente Piccard blasfemó por lo bajo mientras observaba agazapado las sombras que se movían al otro lado de la calle. El edificio se erguía a escasos veinte metros, pero podía encontrarse en la maldita Terra teniendo en cuenta en manos de quiénes se encontraba. De buena gana daría la orden de retirada, imposible controlar el sector señor, vivimos para luchar mañana y a otra cosa chicos, pero no. Cualquiera le chistaba al viejo bastardo.
A su lado el artillero lanzó un obús contra una de las sombras que se percibían. Si acertó o no, no pudo saberlo. Sencillamente ya no estaba.

Al fondo, desde los aledaños del parque el Predator lanzó otra descarga de sus cañones láser contra el Basilisk inmovilizado entre las ruinas. Una lluvia de cascotes sepultó parcialmente el chasis del tanque, pero aguantó el tipo y respondió con un estampido… tan sobrecogedor como poco efectivo.

Con el flanco derecho de la Guardia Imperial roto las fuerzas restantes jugaban a la defensiva, y tan solo la presencia del Leman Russ (tocado pero no por completo indefenso) y del segundo Basilisk disuadía a los marines de una carga directa, aunque ambos bandos sabían que el frágil equilibrio no iba a durar eternamente. Dos de las escuadras tácticas lanzaron sus andanadas contra los flancos del Leman, pero con escaso éxito. El segundo de los Predator apareció chirriando por la esquina y lanzó una nueva andanada con sus cañones láser acoplados…nuevamente sin éxito. Fue la rauda pasada del Land Speeder quien decidió el destino del tanque. Una ráfaga de certeros disparos de su cañón de asalto penetró el blindaje trasero del maltratado tanque, una pequeña nube de humo escapó por entre las junturas…y luego quedó en silencio.
El segundo Basilisk aprovechó la temeraria maniobra del Predator. El piloto encaró con rapidez el tanque mientras el artillero bajaba el pesado cañón para apuntar. Un potente disparo alcanzó el habitáculo del Predator, y su interior explotó matando a sus tripulantes en un instante.

Los marines de asalto estrechan lazos con los guardias

El sargento Dekart imprecaba a sus hombres para que afinaran la puntería contra el edificio de enfrente. El cañón láser abría sistemáticamente agujeros por toda su fachada, pero como si nada. No sabía muy bien por qué había que tomar aquel maldito edificio, y que lo colgasen si necesitaba saberlo. Lo que sí sabía era que si aquellos marines de enfrente llegaban hasta su posición se había acabado. Por algo les llamaban la maldita Mano Justiciera del Emperador, joder.

El teniente Piccard tomó los binoculares que le tendía uno de sus hombres y los enfocó en la dirección que le señalaba; unas figuras comenzaban a acercarse al borde de la azotea del edificio.
-¡Por todos los santos! ¡Adcock, póngame con el sargento! ¡Hay que sac..

Para cuando se disipó el humo de la explosión, lo único que señalaba que allí se había levantado un edificio era una raída columna y un montón de escombros.

El sargento Dekart disparaba concienzudamente al lugar de donde surgían las ráfagas de bolter. Alguno de sus hombres yacía en el suelo o era atendido por un compañero. Tan concentrado estaba que no oyó el ruido de los reactores hasta que no los tuvo prácticamente encima. Y entonces se desató el infierno.
Una cortina de llamas atravesó los ventanales incinerando a seis de los hombres que había delante, mientras él se arrojaba a un lado Aturdido y aterrado buscó casi a tientas su fusil. No había terminado de recogerlo cuando una enorme figura negra se abalanzó sobre él, y fue lo último que vio.

El capitán Dezmo Hopper observó por entre los árboles elevarse la columna de fuego en el edificio. Gruñendo se volvió hacia su asistente
-Tuomus, póngame con el teniente Piccard.
-No hay respuesta, señor.
El capitán observó los edificios a los que se encaminaban, aún lejanos. Miró al suelo, suspirando, y cogió el comunicador.
-Al habla el capitán. A todas las escuadras, inicien la retirada de acuerdo con el protocolo. Repito, inicien la retirada. Nos encontraremos en el punto preestablecido. Corto.

INDICE:

CAMPAÑA DE JARKOV:

1. La campaña de Jarkov

2. Lucha por el sector residencial (turno 1)

3. Lucha por la Ronda Este (turno 2)

4. Batalla en la Zona Portuaria (turno 3)

5. Mapa Estrategico

Anuncios

Un comentario el “Campaña por Jarkov: Lucha en el sector residencial (Turno 1)

  1. Pingback: Campaña por Jarkov: batalla en la Zona Portuaria (Turno 3) « Mentes Hexagonadas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 19 julio, 2008 por en Campaña de Jarkov, Warhammer 40.000 y etiquetada con , .